miércoles, 28 de agosto de 2013

Epecuén, la Pompeya del siglo XXI

Mucho se ha escrito de Pompeya, aquella ciudad que fue sepultada por la furia de la naturaleza que provenía de un volcán. Hoy tenemos otro caso.


Calles en ruinas o escaleras que ya no conducen a ningún lugar. El pueblo de Epecuén (Argentina) era famoso por su lago, y sus aguas salinas eran un reclamo en toda la zona. Pero un día, el lago se desbordó y toda las casas del pueblo quedaron sumergidas. Ahora, 28 años después, el agua ha cedido terreno, y los árboles han quedado inmortalizados por la sal y las ruinas parecen teñidas de blanco. En medio de este paisaje extraño y apocalíptico, el pueblo se ha convertido en una atracción turística para la gente. Todos aquellos que se marcharon y cuya memoria quedó en el olvido, ven de nuevo como sus recuerdos salen a flote.



Unas fotos de tal acontecimiento: